Viajando con niños

Si tienes niños seguramente sabrás el gran preparativo que implica cada viaje. Desde el medio de transporte, hasta las excursiones y tipos de hotel, todo estará fríamente calculado para que ningún contratiempo arruine las vacaciones.

Ahora tu viaje puede ser más relajado y por cierto con menos complicaciones: sólo debes congeniar tus intereses con los gustos y necesidades de los niños para disfrutar al máximo de tus vacaciones.

Averigua en esta nota cómo llegar a combinar perfectamente diversión y descanso con chicos a bordo.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

La primera vez que un padre realiza un viaje de vacaciones con su hijo puede llegar a resultar un caos si no está acostumbrado a la presencia y demanda permanente del niño. Ellos siempre requieren de una atención extra para estas fechas de descanso del trabajo, sobre todo porque ahora tienen a los padres tiempo-completo.

Por otra parte, los pequeños necesitan algunos servicios y precauciones especiales según el lugar que se visite y la época del año en que se haga el viaje. El gran entusiasmo y energía, muchas veces sobrepasa la paciencia y la voluntad de los padres y las vacaciones pueden llevar esta situación al extremo. Esta es una de las razones por las que hay que preparar con anticipación una ruta o mapa con los recorridos que se pueden hacer en el viaje teniendo en cuenta al niño, el tiempo que puede "soportar" un largo viaje, pensar algunos divertimentos para realizar mientras se está en el camino e ideas que los mantengan entretenidos en los trayectos en los que pueda llegar a escucharse el clásico “estoy aburrido” de parte de los niños.


La participación e inclusión

Los viajes con pequeños comienzan antes del viaje en sí mismo. Varias semanas previas se empieza a generar cierta expectativa y ansiedad en cuanto al viaje. Los niños generalmente estarán interesados por saber hacia dónde irán y qué cosas habrá allí para hacer.

Para que esta etapa del viaje sea más sencilla –tanto para los padres como para los hijos– lo mejor es incluir a los niños dentro de la planificación y organización del viaje. Pedirles que ellos mismos identifiquen el lugar en un mapa, invitarlos a imaginar el recorrido desde su ciudad hasta el destino vacacional puede ayudarlos a despejar dudas y bajar un poco la ansiedad. Mostrarles fotos de los paisajes y sitios más representativos de la región que se visitará les dará una idea cabal del lugar en el que pasará las vacaciones y con una ayuda de los padres podrán organizar un poco las actividades que para hacer en cada lugar, los juegos que se encuentren en cada sitio.

Sin duda internet es una herramienta muy útil donde encontrarás muchísima información relativa a fotografías, planos, actividades, recorridos, diarios de viaje, foros de consulta, etc.

Ya pasada la primera etapa de organización y conocimiento del destino, es bueno incluir a los niños en el armado de las valijas. Esto les permitirá decidir qué juguetes llevar y de paso irá construyendo una mentalidad de viajero: preparándolo en la organización de sus propios espacios y necesidades a la hora de viajar.

Precauciones

Los padres deben pensar que a la hora de viajar el ánimo de los chicos va cambiando con el paso de las horas. Para evitar el terrible “papá ¿cuánto falta?” lo ideal es pensar en realizar paradas cada cierto tiempo para que ellos puedan estirar un poco las piernas y descargar energía. Incorporar en el equipaje algunos libros de cuentos o de actividades también ayudarán a hacer del viaje algo más agradable y entretenido para los más pequeños.

Hay que recordar que el cambio de climas y ambientes puede generar cierta incomodidad en el niño, e incluso alguna complicación digestiva. Por eso debes tratar de conservar lo mejor que se pueda los horarios de comidas y descanso, manteniendo una dieta equilibrada para evitar descomposturas y complicaciones por el estilo.

Finalmente siempre hay que recordar llevar el botiquín de primeros auxilios con lo necesario para salir del paso en caso de dolores de cabeza, vómitos, mareos, descomposturas y demás complicaciones que pueden surgir mientras se viaja. Si no cuentas con cobertura médica en el sitio de vacaciones, es recomendable que consultes previamente cuáles son las clínicas y hospitales más cercanos al lugar de descanso.


En automóvil

El viaje en automóvil suele ser bastante agradable, ya que puedes decidir con tranquilidad el momento de las paradas y descansos, logrando cada cierto tiempo un momento de esparcimiento a los niños. Sin embargo, ya que los más pequeños no tienen una referencia del tiempo tan clara, suelen aburrirse pronto arriba del vehículo y ello puede transformar al viaje en un caos. Para evitar esto te ofrecemos algunos tips:

  • Preparando el vehículo: Si tienes posibilidad y tiempo, prepara el vehículo con anticipación. Esto será un gran alivio para no tener que hacer esperar a la familia. Incluso se puede motivar a los niños a colaborar en la preparación del carro proponiéndoles que armen un listado de las cosas que ellos creen que van a necesitar en el viaje y luego con el control de un adulto preparar ese listado.
  • Provisiones: Siempre se debe llevar una buena ración de comida además de agua para el viaje. Será una salvación en el caso de que surjan problemas en la ruta, como una pinchadura o cualquier otra rotura.
  • Música tranquilizadora: Este es un elemento clave para entretenerlos. La radio puede resultar útil en el caso de entretener a los niños, pero lo ideal es llevar cintas de cassete o varios CD´s con la música preferida de los niños. Incluso inventar canciones en familia que pueden quedar en el recuerdo de los más pequeños y hará del viaje algo divertido. Animarlos a crear canciones con los lugares que se visitarán y las cosas que pueden realizar allí es una herramienta novedosa y útil para hacer el viaje más agradable.
  • Juegos de mesa: Los juegos de cartas y otros por el estilo ayudarán mucho a pasar el tiempo mientras se viaja. Son un excelente recurso en las paradas y áreas de descanso de la ruta, como las estaciones de gasolina y paradores de comida. También puedes llevar una pelota y alguna raqueta para “alegrar” los descansos en las áreas de servicio, y sirven para que los niños descarguen un poco de energía. Otros divertimentos son los libros de cuentos: durante el viaje el acompañante puede tomarse el tiempo de leerles alguna historia. Los libros de actividades también son una buena idea y pueden mantenerlos ocupados por su cuenta, sin la necesidad de contar con un adulto.
  • Guías de carreteras: Una buena guía de carreteras y poblados siempre resulta una gran salvación. Informarse de las poblaciones por donde se pasará, junto con los atractivos naturales (como parques, campings o plazas) y culturales cercanos de cada lugar es un recurso útil para distraer a los niños. Contarles historias de cada destino seguramente aliviará el trayecto de un lugar a otro.


Viajar con un bebé

Para entretener al bebé mientras se está en viajando lo mejor es llevar sus juguetes preferidos, hablarle para captar su atención y contar un asiento de seguridad especial para él. Algunos bebés se sienten mal en ambientes cerrados por mucho tiempo, por eso es recomendable dejar abierta aunque sea un poco una ventanilla para renovar el aire.

En lo posible debes realizar paradas cada dos horas también para aliviar el peligro de mareos y vómitos, aunque no está de más llevar paños y una muda de ropa en el caso de que el bebé vomite. Finalmente, para lograr un buen descanso del pequeño hay que organizar las comidas en los mismos horarios en que está acostumbrado, con ello tendrás un viaje más calmo y feliz.


Viaje en tren o bus

En el caso de que haya que realizar trasbordos es ideal que obtengas una planilla con los horarios. Generalmente en los sitios webs de cada empresa de viaje podrás obtener los horarios junto con un detalle de los diferentes trasbordos.

En el caso de que realices la reserva con anticipación –que es muy recomendable– puedes consultar si hay comodidades extra para los niños, quizá obtengas beneficios como asientos enfrentados para tener más espacio y evitar estar en asientos separados. Recuerda que las mejores horas para viajar con niños son las últimas de la tarde, ya que durante la noche dormirán y con ello el viaje se hará más corto para ellos.


Por avión

En un viaje en avión puedes llevar en tu bolso de mano algunos objetos que consigan que el niño se sienta más entretenido y cómodo. Lleva su juguete preferido, algún cuento que le guste leer o que le cuenten y una botella con jugo o agua.

También debes llevar lo imprescindible para hacer un cambio de ropa y dar de comer o de beber a los chicos. No está de más incluir analgésicos y gomas de mascar –según la edad de los niños– en el caso de que le duelan los oídos por la presión.


El alojamiento

Para quienes tienen hijos muy pequeños, lo mejor y más cómodo son los apartamentos en regiones tranquilas o casas de campo. Por lo general son espacios naturales, con poca gente y una propuesta llena de curiosidades y placeres.

Si la familia es más aventurera, el camping puede representar la opción ideal. Los niños tienen más libertad para jugar, conocer y aprender en este tipo de entorno.

En un hotel, si la familia es grande, generalmente es más complicado conseguir que todos estén todos juntos, aunque existen cadenas que se encargan especialmente de ofrecer todas las comodidades a este tipo de familias. Los grandes hoteles cuentan con servicios de guardería y de animación para los más chicos durante las horas de la tarde, además de instalaciones especiales como pequeños salones de juegos y parques, e incluso actividades dirigidas por animadores muy bien capacitados que estarán al entero servicio de tus hijos, con la seguridad de un cuidado responsable.

Las posibilidades para que los niños pasen unos días fuera del entorno cotidiano son muchas y muy variadas. Escoger la mejor opción dependerá de las necesidades y aficiones de cada uno, pero sobre todo de la edad. Recuerda que aunque tu hijo sea muy pequeño, siempre podrá tener las mejores vacaciones si se planean de acuerdo a sus posibilidades.


Buscar artículos sobre...