Cruceros: un viaje de placer

Cruceros: un viaje de placer

Si piensas que un viaje por mar puede ser aburrido, cansador y hasta insoportable, nunca has viajado en un crucero. Allí encontrarás todo lo que desees para que tu viaje sea verdaderamente inolvidable y no quieras llegar nunca a destino.

Ya sea por el Mediterráneo, las islas griegas o los hielos patagónicos, en los destinos costeros más populares verás siempre cruceros increíbles que te dejarán con la boca abierta. Cada uno se diferencia del otro por ser el más grande, el más rápido, el que posee la piscina más profunda. Sea cual sea su particularidad, todos tienen una cosa en común: diversión asegurada.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

Los destinos más populares

Los destinos más populares para viajar en crucero son también los más atractivos porque combinan perfectamente las comodidades de un crucero con los atractivos de un lugar. Entre los más recorridos están las aguas del Mediterráneo, donde Italia, Francia, España y las Islas Griegas son las preferidas para pasar unos días de sol a las orillas de un típico pueblito de pescadores o de una isla encantadora.

El Mediterráneo tiene un encanto especial: la arquitectura típica de sus casitas, la amabilidad de su gente y el hecho de que muchos de estos lugares están perfectamente preparados para el turismo, por lo que no te faltará nada… excepto tiempo, porque nunca querrás volver. Muchos de los cruceros que recorren el Mediterráneo se adentran en las costas africanas, donde podrás detenerte en Túnez, Argelia o Marruecos y disfrutar de una atmósfera diferente y pasear por las calles de sus principales ciudades costeras.

Dentro de Europa, otro destino son los fiordos de la región escandinava. Allí el crucero paseará por los islotes, surcando las aguas en medio de los montes. Verás increíbles paisajes naturales y conocerás algunos de los más encantadores pueblos de Suecia, Noruega o Finlandia. Aunque el frío probablemente no te permita nadar en sus aguas, habrá miles de excursiones de las que puedas formar parte.

Para los que buscan playas paradisíacas, los cruceros por el Caribe o el Pacífico son la mejor opción. Los destinos son variados, pero todos ofrecen un sol eterno en playas de arena blanca y con un clima tropical que te hará olvidar de todo. Tragos frente al mar, bellas mujeres y aguas cálidas para zambullirte y nadar hasta el anochecer. Algunas de las actividades de estos destinos incluyen buceo y snorkeling, para ver la fauna marina y conocer los misterios de las profundidades.

Por último, los glaciares son otro gran imán de los cruceros. Allí verás los gigantescos hielos con una panorámica increíble donde la naturaleza domina el horizonte. Tanto en el extremo sur como en el extremo norte del continente americano podrás disfrutar de estos cruceros y detenerte en las ciudades costeras, con sus casas con frentes de madera y una vida recluida a los interiores. El intenso frío de estas regiones limita las actividades al aire libre a deportes invernales y paseos guiados por bosques y montañas en increíbles parajes de naturaleza virgen.

Un crucero desde adentro

Todos los cruceros cuentan con camarotes, muy parecidos a una habitación de hotel. La calidad y confort de los camarotes va a depender de la calidad del mismo crucero. Los más lujosos poseen amplias habitaciones con sala de estar, televisión por cable, aire acondicionado, teléfono y todas las comodidades que un viajero pueda desear. Si en cambio viajas en un crucero regular, los camarotes suelen ser más pequeños. La cantidad de camas por camarote suele variar, existiendo varias opciones para grupos familiares, parejas o particulares.

Cada crucero tiene varios pisos. Siempre habrá uno o más pisos exclusivamente reservados a los camarotes, así se divide la sección de los pasajeros, con la sección de las demás actividades del crucero. En el piso de los camarotes suele estar la enfermería para atender cualquier emergencia. En otro de los pisos encontrarás el restaurante, donde por lo general se sirve comida internacional y platos típicos de la región que se visite. El sector del comedor siempre es muy amplio y el servicio suele estar incluido dentro del paquete de viaje.

Uno de los sectores preferidos de los viajeros es el piso dedicado a la diversión. Allí podrás encontrar una infinidad de áreas, dependiendo del crucero en el que hayas embarcado. Por lo general poseen uno o varios clubs para bailar, un bar y salón de cóctel, tiendas para comprar todo tipo de artículos, un sector para niños y hasta un casino. Algunos cruceros también incluyen salas de cine y otros servicios adicionales.

En la parte superior del crucero se dispone el piso superior donde encontrarás la parte de las piscinas, con bares y barras de tragos en la terraza. Aparte de las piscinas es posible que existan otros sectores dedicados al cuidado personal: gimnasios, salón de masajes y salón de belleza. Por último, sobre el piso de las piscinas se encuentra un entrepiso donde está el solarium y una amplia terraza para admirar la vista. La distribución de los pisos puede cambiar según el crucero y también los servicios que ofrecen.

Gastronomía

Debido a que todos los viajes en crucero recorren los mares, la gastronomía suele tener un gran contenido de frutos y animales de mar, lo que se convierte en una gran atracción para los amantes de los mariscos y pescados. La cocina de un crucero está atendida por un chef que selecciona los ingredientes asegurando una excelente calidad y la seguridad de que cualquier cosa que consumas está en perfecto estado.

Por contar con viajeros de todo el mundo, los restaurantes ofrecen comida internacional, adaptándose a todos los gustos. Por lo general la entrada es libre y se dispone en una mesa donde cada uno puede servirse a picere. Lo mismo suele suceder con el plato principal y el postre, aunque algunos cruceros prefieren contar con una carta para que cada huésped elija el plato que desee consumir.

Actividades

Además de las actividades en tierra firme, los cruceros hacen de todo para que el viajero se sienta entretenido durante toda su estadía. Tanto adultos como niños encontrarán actividades para todos los gustos. Los niños en particular cuentan con un área especialmente diseñada para ellos, con juegos recreativos y animadores infantiles. También existen piscinas acondicionadas especialmente para los más pequeños.
Los adultos tienen una gama más amplia de posibilidades.

Desde el salón de juegos, con juegos de carta y otras actividades, hasta actividades deportivas programadas en un itinerario. Los cruceros que cuentan con clubs de baile programan música para todos los gustos: desde música caribeña hasta ritmos más clásicos y salones con música ambiental para relajarse en un ambiente ameno. En un paquete todo incluido, la barra de tragos es libre: una gran tentación antes o después de una comida. También hay cruceros que cuentan con teatros y cines con funciones diarias y otros entretenimientos.

Sin importar cuáles sean los servicios que ofrezca tu crucero, lo que sí es seguro es que nunca querrás que llegue el día de volver. Un viaje en un crucero está pensado enteramente en función del placer. Siempre ocupado, siempre divertido, siempre relajado: una experiencia que nunca olvidarás.


Buscar artículos sobre...