Thomas Edward Lawrence: una vida de película

Thomas Edward Lawrence: una vida de película

Mundialmente conocido como Lawrence de Arabia, este hombre recorrió los caminos más peligrosos y desérticos en bicicleta. Fanático de las motos y de las intrigas políticas, luchó por la independencia de un estado palestino a pesar de trabajar para el imperialismo británico.

Una vida increíble llena de hechos fascinantes que no debe dejar de conocer.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

Educado en Oxford, desde muy joven manifiesta sus inclinaciones por el estudio de los países árabes, además de conocer su idioma. Intervino en los trabajos de excavación patrocinados por el Museo Británico en el Eúfrates. En este tiempo entró a formar parte de la Geographical Section of the General Staff en Londres, para participar más tarde en los servicios de inteligencia militar británicos. Desde El Cairo supo manejar con total habilidad las facciones nacionalistas de todo el territorio. Gracias a sus excelentes relaciones con el pueblo árabe recibiría el título de Lawrence de Arabia. Fue asesor de la oficina de colonias, pero en 1922 ingresó en el ejército aéreo británico con un nombre falso. En 1933 muere a causa de un accidente en moto. Escribió "Los siete pilares de sabiduría" y "El amante de Lady Chatterley". Su particular y rica personalidad han motivado a muchos autores como Robert Graves o Aldington a escribir su biografía, e incluso ha sido llevada a la gran pantalla.

Thomas Edward Lawrence: una vida de películaT.E. Lawrence era hijo ilegítimo de un pequeño terrateniente irlandés, que abandonó a su mujer y a sus cuatro hijas para marcharse con la madre de Lawrence, institutriz de las niñas. Segundo de cinco hermanos, durante su infancia la familia se trasladó varias veces de domicilio: Irlanda, Inglaterra, Gales, Escocia y Francia, terminando esa vida nómada en Oxford, donde la familia se asentó definitivamente.

Lawrence tenía una apariencia menuda, medía 1,66 metros, era de complexión delgada, con una gran cabeza y un aspecto frágil.

Se matriculó en el Jesus College de la Universidad de Oxford, donde se graduó como historiador (1910), con una notable tesis titulada "The influence of the Crusades on European Military Architecture" (publicada después de su muerte con el título de "Crusader Castles").

Influido por su profesor, David George Hogarth, un arqueólogo especialista en Oriente Medio, viajó hasta Siria en junio de 1909 para trabajar en los yacimientos hititas de Carchemils, a orillas del río Éufrates, y es allí, (recorriendo un total de 1.400 kilómetros a pie durante 4 años) cuando comenzó a conocer la zona, la lengua y las costumbres de sus gentes.


Sus inicios

Thomas Edward Lawrence, Ned para su familia, nació en Tremadoc (Gales) el 16 de agosto de 1888. Fue el segundo de los cinco hijos varones de Sir Thomas Chapman y Sarah (Junner) Lawrence.

Sir Thomas era un noble Anglo-Irlandés, casado, con cuatro hijas. Se enamoró de Sarah, la institutriz de las niñas, y por ella dejó su hogar para formar una nueva familia. Nunca pudieron legalizar su unión. Su primera esposa, una mujer severa y obsesivamente religiosa, nunca consintió en darle el divorcio. La ilegitimidad de su vínculo siempre dejaría en ambos el amargo sabor de la culpa y por mucho tiempo vivirían con el temor de que su secreto fuera descubierto. Sin embargo, con la llegada de los hijos la unión se fue consolidando y luego de varios años de deambular se asentaron al fin como cualquier familia normal de clase media en la zona norte de la ciudad de Oxford.

Thomas Edward Lawrence: una vida de películaEn Oxford, los niños fueron educados en la escuela secundaria local, que les permitiría más tarde entrar en la Universidad. Según sus maestros, Ned era un niño callado, algo tímido, muy hábil para el trabajo en clase, pero sin el entusiasmo de los niños muy vivaces. Su sentido del humor era muy grande y muchas veces lo ayudaba a enfrentar las dificultades. Le encantaba andar en bicicleta, no conocía el temor y era muy crítico de sus mayores. Los juegos y deportes organizados le aburrían porque precisamente tenían reglas y un resultado final. No le agradaba competir y si lo incluían en algún equipo para jugar al fútbol o al criquet, se las ingeniaba para desaparecer antes de finalizar el juego.

Sarah y Thomas, a pesar de su situación irregular, criaron a sus hijos en un ambiente de estrictos principios morales y religiosos. Los domingos asistían en familia a la iglesia de St. Aldate''''s. Ambos padres eran cristianos devotos. La madre tenía profundas convicciones con raíces puritanas; la fe de su padre era más emocional y mística. La religión le dio a Ned Lawrence un marco de valores éticos y morales para conducirse durante toda su vida.

Le interesaban la arqueología y la historia de la Edad Media. Solía recorrer las iglesias cercanas con sus amigos para copiar las placas de bronce (o brasses) fijadas a las lápidas, que estaban grabadas con efigies de caballeros. En Oxford era conocido por sus hallazgos de piezas de alfarería medieval descubiertas en las obras en construcción, las cuales donaba al Museo Ashmolean.

En estos años juveniles y tal vez, para compensar la desventaja de su escasa estatura, comenzó a desarrollar una férrea voluntad poniendo a prueba su resistencia física con agotadoras caminatas o paseos en bicicleta, y pasando largos períodos privándose del sueño o de alimento. Su carácter, desde niño, tuvo una marcada inclinación por el estoicismo y una aparente indiferencia por el placer o el dolor. Otro factor decisivo en el desarrollo de su personalidad fue el descubrimiento, a una temprana edad, de que había algo irregular en las circunstancias de su nacimiento. La única manera que él encontró para sobreponerse a la inquietud de esa posible ilegitimidad fue basando su propia identidad y autoestima, no en la seguridad de un apellido, sino en sus logros personales y en su integridad moral.
 
Thomas Edward Lawrence: una vida de películaNed siempre buscaría su realización personal a través de sus hobbies. Su padre le enseñó fotografía, carpintería, el interés por la arquitectura eclesiástica, por los viajes y el ciclismo. Su madre era capaz, inteligente, voluntariosa y compartía con sus hijos el placer de la lectura. Valoraba la educación, tanto física como intelectual y, en este sentido, los alentó a alcanzar la excelencia. Su fuerza de voluntad era notable y su personalidad dominante la llevó a enfrentarse muchas veces con Ned, cuyo carácter también era fuerte e independiente.

La tensión entre ambos provocó que, alrededor de 1905, Ned huyera de su hogar. No se sabe realmente cuál fue el motivo de esta huida. Como no tenía parientes a quienes acudir, decidió enlistarse en la Royal Garrison Artillery como soldado. Los hombres del ejército eran brutales y esta realidad sacudió a Ned: cada incidente terminaba en una disputa y siempre alguien salía herido. Esta experiencia marcó el fin de su adolescencia y el descubrimiento de sí mismo como adulto, pero no era la clase de vida que esperaba y entonces regresó a Oxford.

En julio de 1906 rindió los exámenes para entrar en la Universidad. Pasó sus vacaciones viajando por Bretaña (Francia) en bicicleta para visitar castillos e iglesias medievales. Escribía a su familia regularmente describiendo el paisaje o las edificaciones. Estas cartas son muy interesantes y revelan mucho sobre la personalidad, opiniones e inclinaciones literarias del joven Lawrence, quien amaba la poesía y la literatura. Le gustaba citar fragmentos de versos de Tennyson, Shelley u otros grandes poetas para enriquecer su prosa al describir los paisajes. Estas cartas también muestran la naturaleza afectuosa de su relación con sus padres y hermanos.

En 1910 ganó reconocimientos en sus exámenes finales con la tesis sobre los Castillos de los Cruzados. Este trabajo le permite realizar un largo viaje por Palestina y Siria. Desde niño sintió fascinación por la arqueología. Tras su graduación, trabajó de 1910 a 1914 como ayudante de excavaciones para el Museo Británico en el río Eúfrates. Pasó un breve tiempo en la Geographical Section of the General Staff en Londres y destinado al departamento de la inteligencia militar en El Cairo se hizo un experto en movimientos nacionalistas árabes.

Recorrió en bicicleta Siria, Líbano, Palestina y otros puntos de Mesopotamia, lo cual le permitió conocer los pueblos y la lengua árabes. En el yacimiento de Carchemish conoció a Sheik Ahmed, un muchacho de quince años con quien se quedó a vivir, para escándalo de los nativos que trabajaban en la excavación.

Rumbo a la aventura

Thomas Edward Lawrence: una vida de películaEn 1914, poco antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, entró en la Sinai Survey, compañía topográfica dirigida por lord Kitchener, que era en realidad una tapadera del espionaje militar británico, a cuya oficina de El Cairo fue trasladado al cabo de unos meses. Trabajaba en ella cuando dos años más tarde se le encomendó la misión que le abriría las puertas de la leyenda. Fue enviado a la ciudad de Jidda para que convenciera al rey Hussein de que generalizara la revuelta árabe que tímidamente habían comenzado sus hijos Abdullah y Feisal contra los turcos.

La corriente de simpatía mutua que se estableció entre él y el emir Feisal fue decisiva para el éxito de su cometido, el cual implicó la ardua tarea de coordinar a las ariscas tribus beduinas. Ascendido a coronel, participó en las operaciones militares árabes, durante las cuales resultó herido varias veces e incluso fue apresado, torturado y vejado por un bey otomano, sin que en la ocasión llegara a revelar su identidad. Transmitió a los árabes la idea de unidad nacional, al mismo tiempo que apoyaba las acciones del general Allenby: ataque a la línea férrea Damasco-Medina y toma, en julio de 1917, del estratégico puerto de Akaba.

En mayo de 1917, junto a una partida de guerreros árabes emprende una travesía de 965 km. a través del desierto para sorprender a los turcos y capturar el puerto de Akaba en el mar Rojo. Fueron famosas sus incursiones contra el ferrocarril turco y sus instalaciones de telégrafo, llegando al puerto de Akaba el 6 de julio del mismo año. Esta victoria fue su mayor logro.

Tras la captura de Damasco, viaja a Inglaterra para promover la causa independentista árabe. Durante el invierno siguiente, Lawrence y los árabes mantuvieron las acciones de apoyo del flanco derecho del ejército de Allenby en Palestina hasta que, el 1 de octubre de 1918, entraron con el general británico en Damasco. Poco después, comprobó que su idea de crear una federación árabe ligada al Reino Unido había quedado abortada dos años antes, merced al tratado Sykes-Picot, por el cual su país cedía a Francia un mandato sobre Siria, reparto que se confirmó en el tratado de paz de Versalles de 1919.

Thomas Edward Lawrence: una vida de películaAunque profundamente decepcionado, en 1921 aceptó un cargo en la Oficina de Colonias como consejero de Churchill, a quien asesoró en asuntos árabes y acompañó a Egipto y Palestina. En este cometido, medió entre árabes y judíos y al mismo tiempo contribuyó a consolidar políticamente a Abdullah, hermano de su amigo Feisal, como rey de Transjordania. Poco más tarde decidió retirarse y, rechazando las condecoraciones que quiso concederle Jorge V, se alistó en la RAF bajo el nombre de John Hume Ross. Descubierta su nueva identidad, en 1923 se enroló, también con nombre falso, en una unidad acorazada. Durante dos años sirvió como soldado raso en la India, antes de reingresar en la RAF como mecánico.

Apogeo y final

Asiste con la delegación británica a la Conferencia de Paz en París en el año 1919, trabajando junto con el Emir Feisal. En 1919, el periodista americano, Lowell Thomas, llega a Londres. Thomas, que había visitado Akaba durante la rebelión, escribió sobre Lawrence y la lucha de los árabes por su libertad. Se convirtió rápidamente en un héroe popular y en esto se apoya para su campaña política. La idea de la independencia árabe era rechazada por los imperialistas franceses, que estaban determinados a gobernar Siria, mientras que el gobierno británico tenía ambiciones similares sobre Irak. Decepcionado, regresa a Inglaterra.

Thomas Edward Lawrence: una vida de películaVivió en Oxford, en donde le habían concedido una beca de investigación. Antes del fin de 1920, los intentos de imponer una administración colonial británica en Irak provocan una rebelión abierta. El gobierno británico tenía que gastar sumas enormes en la represión. Winston Churchill es designado para encontrar una solución. Él persuadió a Lawrence, para que trabaje como consejero. Dimite de la oficina colonial y entra en las filas de la Royal Air Force y después en el Tank Corps. Sirvió hasta mediados de 1925 en el campo de Bovington en Dorset.

A finales de 1923, trabajó en su libro "Seven Pillars of Wisdom". En 1926 se establece en la India, y dos de sus obras "Revolt in the Desert" y "Seven Pillars of Wisdom" tuvieron un éxito enorme. Animado por este éxito, entre 1927 y 1928 escribió otro libro, "The Mint", basado en su primer alistamiento en la Royal Air Force y se inició en una traducción de la Odisea de Homero que terminó en 1932. A finales de 1928, regresa a Inglaterra.

Sus vivencias en el desierto las recogió en Los siete pilares de la sabiduría (The Seven Pillars of Wisdom, 1926). Póstumamente se editaron La mina (The mint, 1936) y una recopilación de sus Cartas. El 19 de mayo de 1935 falleció en un accidente de motocicleta al intentar esquivar a dos ciclistas. Sólo Churchill y unas pocas personas más, aparte de sus parientes próximos, supieron que el Thomas Shaw que había muerto en el hospital militar de Wool era el legendario Lawrence de Arabia.


Buscar artículos sobre...