10 tips para sentirse un viajero y no un turista

10 tips para sentirse un viajero y no un turista

Muchas veces sales de tu país con la idea de ser un viajero y terminas convirtiéndote en un turista, siendo un simple espectador, detrás de tu cámara, sin vivir a fondo las experiencias que te ofrece el lugar. Aquí te ofrecemos 10 tips para que tu viaje sea diferente.

Escribe: Viajeros.com
publicado

 
 

Basta de seguir a la bandada de turistas. De las interminables filas para visitar las típicas atracciones. De los restaurantes abarrotados de gente. Y de volver a casa con la sensación de no haber conocido a fondo el destino al que has viajado. ¡Basta! Si sientes la necesidad de encontrar una forma de viaje diferente a la que estás acostumbrado, y de conocer de cerca el lugar que visitas, sigue nuestros 10 tips:

1. Dale un respiro a las fotos

No es mala idea tomarte un pequeño recreo de la cámara de fotos. De esta manera, cuando veas algo que te sea desconocido e interesante, en lugar de tomar una fotografía, te acercarás y lo conocerás de cerca. Quizás no tengas tantas fotos para mostrar a tu regreso, pero seguramente tendrás muchísimas anécdotas para contar.

2. Muévete en transporte público

En la medida de lo posible, escápale a los taxis y a los “autobuses turísticos”. Muévete en medios de transporte público, junto con los lugareños que van a trabajar todas las mañanas. Camina. Anda en bicicleta. Así podrás ir a la velocidad justa, sin perderte nada demasiado importante, y deteniéndote cada vez que lo necesites. Sin barreras entre tú y los demás. ¡Mantén todos tus sentidos alertas, sin filtros, y con ganas de conocer! Descubrirás sitios impensados…

3. Escapa del circuito turístico

En los tours convencionales, te muestran la parte más conocida del destino que visitas, generalmente la parte “linda” y “turística”. Y tú deseas conocerlo todo. Por eso, haz el recorrido por los sitios de interés turístico de la ciudad, pero no dejes de conocer también la otra parte.

Para un recorrido diferente, nada mejor que un “Greeters”. Se trata de personas que se ofrecen en forma voluntaria como guías turísticos en algunas regiones alrededor del mundo, con la ventaja de ser habitantes nativos del lugar. ¡Además, sus servicios son gratuitos! Entérate más acerca de los Greeters, en nuestro artículo Greeters, un amigo que te muestra su ciudad

4. Come en restaurantes de comida local, para gente local

Evita los caros restaurantes con comida gourmet diseñados especialmente para turistas. Come en los centros locales y puestos de comidas ambulantes. Allí probaras la verdadera comida local, con los platos típicos del lugar tal como los comen allí.

Eso sí, evalúa las condiciones de limpieza y la calidad del agua, ya que en algunos sitios podría ser una mala idea. Los turistas son muy vulnerables a estas cuestiones sanitarias y es tu responsabilidad no caer enfermo por intoxicación. Lee nuestro artículo ¡No te indigestes! Pruébalo todo para saber qué hacer y qué no hacer cuando comes en el extranjero.

En algunos sitios hay casas de familias donde ofrecen platos de comidas caseras para turistas, donde una “ama de casa” te cocinará especialmente para ti, como si fueras uno de sus hijos. ¡Esta es sin duda la mejor opción!

5. Haz el intento, habla su idioma

Si viajas a un país con un idioma diferente, una buena idea es aprender algo del lenguaje local antes de emprender tu viaje. Existen cursos intensivos para viajeros, que te permiten manejar lo básico del idioma en un par de meses. Pero si no cuentas con tiempo o dinero para hacerlo, no desesperes. Puedes llevar un pequeño diccionario o un glosario con las frases más frecuentes: "Cuánto cuesta", "Dónde queda tal lugar", "Cómo llego a tal sitio".

Estando allí, no dejes de aprender. Cuando escuches una palabra desconocida, no dudes en preguntar qué significa. La gente estará encantada de enseñarte y compartir contigo algo que le es tan natural como su propia lengua. Esto hará que puedas comunicarte con mayor fluidez y conocer tu destino más de cerca.

6. Visita el mercado

Viajero TuristaEn todas las ciudades hay un mercado donde la gente del lugar va a comprar sus víveres. Generalmente son sitios muy grandes, donde venden todo tipo de productos, comestibles y no. Es un sitio ideal, donde conocerás los aromas y sabores de la gastronomía local, las costumbres de la gente, el regateo y el folclore cotidiano... 

7. Conoce las costumbres particulares del lugar

La cultura de un lugar es lo que lo hace diferente del resto, pero algunas cosas no son tan conocidas como otras. Desde la simbología de un color, hasta diferentes tipos de saludos, o normas de conducta, pueden resultar cosas sorprendentes que harán que tu viaje sea distinto y podrás luego maravillar a tus amigos con datos interesantes. Averigua un poco sobre la cultura local antes de tu viaje. Internet es un gran sitio donde comenzar.

8. Apúntate en una clase de baile o cocina local

Llévate más que recuerdos del lugar que visitas, y apúntate a una clase de baile o cocina local. En la mayoría de las ciudades hay clases intensivas e incluso de un solo día para aprender lo básico, ya sea tus primeros pasos de tango, o cómo hacer una típica pizza italiana. 

9. Hospédate en apartamentos o en casas de familia

Los hoteles tienen grandes ventajas, pero esta vez te proponemos que te hospedes en un apartamento. Un apartamento te da más libertad y cuenta con una cocina que te permitirá improvisar con la cocina local. Podrás ir de compras a un supermercado, curiosear y comprar los ingredientes que quieras, para luego cocinarlos tú. 

Si quieres llevar la experiencia de tu viaje a otro nivel, también puedes contemplar la posibilidad de rentar una habitación en una casa de familia. De esta manera podrás vivir tal como vive la gente del lugar y aprender más sobre su cultura. Si lo prefieres, puedes intercambiar hospedaje con otros viajeros para recibirlos luego en tu ciudad. Conoce más sobre el intercambio de hospedaje en la Guía práctica para intercambiar alojamiento

10. Haz amigos del lugar

Siempre que viajes es importante tener una actitud abierta y amigable. Ser amable y relacionarte con los otros te permitirá conocer gente nueva y enriquecer tu experiencia. Una vez que hayas conocido gente nueva, podrás compartir con ellos salidas nocturnas, un día de playa y por qué no, pedirles que te enseñen algo de su lengua, que te acompañen a recorrer el lugar, y que te recomienden las mejores comidas y los mejores lugares… No olvides dejarles tus datos para seguir en contacto.

Ahora ya sabes como hacer para que viaje sea diferente. Y tú, ¿Eres viajeros o turista? Entérate aquí.

Si tienes más consejos para sentirse un viajero y no turistica, ¡Déjanos tu comentario!


Buscar artículos sobre...