Mónica y Cambicio, viajes con humor (Parte I)

Mónica y Cambicio, viajes con humor (Parte I)

Cambicio y Mónica son los creadores del blog “Mundo Croqueta”. Allí escriben acerca de sus travesías, desde la convicción, como decía la abuela de Mónica, de que “el mundo es una croqueta”.

Son dos españoles que han añadido a sus viajes y relatos sobre ellos, una pizca de humor. Dejan la rutina por un tiempo para viajar y contar sobre sus recorridos de la manera más divertida.

Conoce todo lo que nos contaron acerca de su experiencia viajera y gastronómica por América Latina.

Escribe: Viajeros.com
publicado

 
 

¿Podrían contar un poco sobre ustedes y su blog para que los conozca la comunidad viajera?

Después de muchos años, demasiados, trabajando por dinero en algo que no nos interesaba ni un poquito, después de conocer la experiencia de varias personas que habían tenido el valor de abandonar la seguridad del hogar para dedicarse a viajar, después de envidiarlos mucho, pero mucho; decidimos que esta vez los que íbamos a dar envidia éramos nosotros.

Así que dejamos nuestros puestos de trabajo, convencimos a la familia de que no estábamos tan locos como parecía, y emprendimos un viaje sin fecha de retorno, hasta que dure el dinero.

Cada uno tenía su blog personal donde solía explicar sus escapadas viajeras, pero decidimos que una experiencia de este calibre merecía una página para ella solita. Así creamos MundoCroqueta.com, donde contamos nuestras peripecias, colgamos fotos, vídeos, encuestas, y alguna que otra colaboración enviada por amigos de la Web.

MundoCroqueta está lleno de humor. Es nuestro universo particular, uno creado por nosotros como reacción al que nos regala, ya desde pequeños, la sociedad; lleno de rutinas, de obligaciones y de prejuicios.

¿Qué sitios de Argentina creen que un viajero no debería perderse?

Península Valdés. Esta pequeña península atlántica esta llena de fauna. Pingüinos, lobos y elefantes marinos y, si tienes suerte y llegas en la época en que pasan por allí, ballenas.

Es una experiencia muy emocionante admirar el nadar de las ballenas a pocos metros de tu barca. Si además es una madre cuidando de su hijo recién nacido, la escena se vuelve tan enternecedora que si no se te salta una lagrimita, a punto está de hacerlo.

Punta Tombo. El paraíso de los amantes de los pingüinos. Una colonia de más de medio millón se instala allí entre septiembre y abril. Como la mayoría han nacido en ese lugar, están tan acostumbrados a los humanos que pueden compartir contigo un paseo por el sendero sin asustarse ni un poquito.

Perito Moreno. Aunque el gobierno argentino ha aprovechado su fama internacional para imponer unos precios carísimos, la visita es obligatoria.

Es recomendable ir bien temprano por la mañana, cuando las hordas de turistas aún no han llegado, para encontrarte cara a cara con el impresionante glaciar, para escucharlo avanzar, para ver los desprendimientos, para sentir su viento frío soplándote en la cara.

Ischigualasto y el Valle de la Luna. En la poco turística provincia de San Juan, en medio del desierto, se encuentran estos dos emplazamientos.

Allí encontrarás más desierto en medio del desierto, un desierto en el que el viento ha moldeado caprichosas formas, ha dejado al descubierto  abundantes fósiles y ha teñido el paisaje de la gama completa de rojos y marrones. Un panorama casi irreal.

¿Podrían contar un poco su impresión acerca de la gastronomía colombiana?

Si eres viajero de bajo presupuesto como nosotros, puedes acabar hasta el gorro de la gastronomía colombiana.

Las comidas corrientes que se sirven en los restaurantes de Colombia, la opción más económica, son un monográfico de arroz, frijoles y pollo. Así que si, para gastar poco, las frecuentas habitualmente, puedes acabar al borde del suicidio. Más vale apartarse de vez en cuando y explorar nuevas opciones, que las hay.

Si buscas algo tradicional, puedes atacar a las arepas, omnipresentes en los desayunos; o a las bandejas paisas, que te llenarán hasta arriba. Para cosas raras, por los menos para nosotros que venimos de Europa, la tortuga y las hormigas culonas; estas últimas típicas de la zona de San Gil. Pescados y mariscos, frescos y ricos, en la costa caribeña.

Pero, en nuestra opinión, la verdadera joya de la corona de la gastronomía colombiana son los jugos de frutas. Ya sean en agua o en leche, se volvieron parte fundamental de nuestra alimentación. Todo tipo de frutas, todas frescas, todas ricas, ofrecen opciones para cualquier paladar, aunque nuestro preferido es el jugo de lulo, una fruta endémica de Colombia. Así que si viajas por esas tierras, aprovecha, que no lo encontrarás en ningún otro lugar.

¿Tienen algún destino favorito por sus comidas?

Sin duda alguna, Chile. Por su calidad, por su variedad, por su caldillo de congrio.

Tienen carne y empanadas tan buenas como sus vecinas argentinas, pero además ofrecen pescados y mariscos muy sabrosos, supongo que debido a las bajas temperaturas de las aguas que bañan sus costas. También puedes encontrar comidas tradicionales, como el curanto, típico de Chiloé, un asado de mariscos y carnes cocinados en un hoyo hecho en el suelo. Aunque si no te gustan los experimentos, tienes a tu disposición una cocina internacional de excelente nivel.

Y como no sólo de comer vive el hombre, puedes regar las viandas con los fantásticos vinos del país. Y como no sólo de vino vive el hombre, puedes complementarlo con pisco sour, un cóctel a base de pisco y limón que nos tuvo enganchados durante toda nuestra visita.

Debemos reconocer que aunque todo lo anterior no fuera, que lo es, delicioso, nos habríamos rendido igual ante el caldillo de congrio, ante la versión que nos cocinaron en el restaurante de la casa museo de Pablo Neruda en Isla Negra, elaborada según la receta que el propio Neruda inmortalizó en uno de sus poemas. Ese caldillo de congrio bien merece una visita a Chile. Y si no cumple vuestras expectativas, pagamos nosotros.

¿Cómo ha sido su experiencia en crucero?


Si quieres saber más acerca de Cambicio y Mónica, podrás ver la segunda parte de la entrevista la próxima semana.


Buscar artículos sobre...