Decidirse a viajar solo, 6 ventajas

Decidirse a viajar solo, 6 ventajas

¿Pensando en tu próximo viaje pero sin quien te acompañe? ¿O es que necesitas un tiempo para pasar solo, despejarte? Si aún no te has decidido, o quieres convencerte aún más, aquí te daremos 6 razones para emprender tu próxima travesía por tí mismo.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

Estos son los 6 mejores motivos que encontramos para ir de viaje en solitario.

1. Decidir todo a tu gusto

Al viajar solo, no tendrás inconvenientes con ninguna elección que hagas. No hace falta consensuar, hacer sorteos o votaciones: tu eliges todo como a tí te gusta:

  • Fechas: puedes decidir tu época favorita para estar en un lugar, sea por el clima, el momento del año en que te gusta estar de viaje o lo que quieras.
  • Destino: Nadie estará en desacuerdo contigo sobre el destino elegido, el lugar de hospedaje, la comida, los horarios, las salidas. 
  • Salidas: Si estás cansado, descansas. Si quieres ir de fiesta, puedes ir. Cuanto más grande es el grupo con el que estás, más complicado es ponerse de acuerdo. ¿Alguna vez te has quedado con las ganas de visitar un sitio de interés (¡O de interés sólo para ti!) porque tus compañeros querían ir a otro lugar? Ya no tendrás ese problema.
  • Dinero: También puedes disponer del dinero como prefieras. Si quieres hacer costosas excursiones, comer en lugares carísimos o prefieres sentarte a la orilla de un lago a cenar un sándwich mientras contemplas el paisaje, es tu propia decisión. ¿Ómnibus o avión? ¿Camping u hotel cinco estrellas? Los precios se adaptarán únicamente a tu bolsillo y preferencias ¡No hay ataduras!


2. Tener tiempo para pensar

A veces necesitamos tiempo para estar solos, sea porque precisamos un momento de conocernos a nosotros mismos, para tomar una decisión o para despejarnos.

La ausencia de conocidos hará que no estemos influidos por otras opiniones y será más fácil poder llevar esta introspección.

3. Ser más receptivo

Estarás más atento a las costumbres del lugar, a los relatos de guías en zonas históricas, paisajes naturales, a la cultura de otros viajeros, etcétera.

Cuando viajas con gente que vive en tu misma ciudad o que comparte tu cultura, hay muchas cosas que te pierdes de hacer solo por costumbre. En cambio, cuando estás solo en un lugar extraño, tiendes a mimetizarte con el entorno y eso hace que aprendas mucho más del destino que visitas.

4. Estar más abierto a conocer gente

Siempre hay alguien que necesita que le tomen una fotografía, que te pide ayuda para ubicar un sitio, o que hasta te invite a acompañarlo en una excursión.

Es una experiencia ideal para las personas tímidas que necesitan un pequeño impulso que las obligue a relacionarse. Haber viajado solo no significa que nos la pasemos aislados, sino que estaremos con diferentes viajeros a cada momento.

Verás que también podrás aprender a ser más tolerante y charlar con personas con las que no interactuarías en otras circunstancias. Si no te relacionas mucho con gente de diferente edad a la tuya, de otros países o de personalidad muy distinta, la coyuntura hará que debas ser más flexible y que puedas aprender de otros y ser más abierto.

Descubrirás que no eres el único que viaja solo. En todas partes del camino estarás frente a personas solitarias, aventureras, algunas buscando su lugar en el mundo, todas con historias interesantes para descubrir.

Incluso quizá conoces a alguien especialmente interesante y formas pareja. Estar solo en un lugar puede ser la manera más sencilla de entablar conversaciones con otros viajeros o con locales, hacer nuevos amigos y posiblemente ¡hasta encontrar el amor!

Una persona almorzando sola, una salida a un bar, una caminata por un lugar de interés son ocasiones que pueden convertirse también en una oportunidad para cambiar tu situación sentimental.

5. Crecer como persona, aprender a arreglártelas

Al viajar solo, todas las situaciones, la planificación, o algún posible inconveniente deberán ser resueltos por tí mismo.

Esto te dará el valor para enfrentar otras circunstancias futuras, te ayudará a crecer y a madurar.

6. Evitar los posibles roces de la convivencia

¿Cuántas veces has escuchado “con mi amigo siempre nos llevamos excelente hasta que pasamos tres semanas juntos”? En un viaje en solitario, solo hay que lidiar con uno mismo, los propios tiempos, gustos y deseos, pero nada más. ¿Qué estás esperando para animarte?

Si quieres saber más sobre viajar solo, no dejes de leer Turismo individual, viajar por cuenta propia para tener todos los consejos que necesitas antes de emprender tu experiencia.


Buscar artículos sobre...