Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas Hambrientos

Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas Hambrientos

El quinceavo día del séptimo mes en el calendario lunar, el reino de los cielos y el infierno abren sus puertas para permitir la salida de todos los espíritus que quieran tomarse unas vacaciones y dejar en el mundo de los vivos toda su pena y sufrimiento.

Esta milenaria tradición china se celebra este año el 3 de septiembre, y si viajas a ese país, puedes estar allí para ser parte de este evento y conocer más a fondo los detalles de una cultura ancestral.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

El orígen

Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas HambrientosSe dice que este evento tiene sus raíces en la celebración budista Ullambana, con la cual se combina en ciertas dinastías. En esta misma fecha, además, existe un día llamado Día del Regocijo de Buda, en el que los monjes recuerdan a Buda y sus discípulos.

Los espíritus que deambulan en este día son aquellos que no han recibido un funeral adecuado, o a quienes no les fue dada la atención y reconocimiento merecidos antes de su muerte.

La tradición indica que Mu Lian (también conocido como Maudgalyāyana), un monje discípulo de Buda, utilizó sus poderes de clarividencia para descubrir que el fantasma de su madre, debido a su avaricia, permanecía encerrado en el Reino de los Fantasmas Hambrientos, lo cual le impedía reencarnar.

Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas HambrientosBuda fue quien sugirió a Mu Lian que colocara un plato de comida y un asiento vacío, y que a través de un rito, invocase a los fantasmas hambrientos para que puedan alimentarse. Así, Maudgalyāyana consiguió que su madre fuese liberada para reencarnar en un animal.

Esta leyenda dio lugar a uno de los tantos rituales que se dan lugar en el Zhongyuan Jie: Las familias colocan un plato de comida en la mesa, dejando una silla libre, para que los fantasmas hambrientos que ya se han ido puedan visitarlos y comer junto a ellos. Esta predisposición, a su vez, es considerada de buena suerte, trayendo mejores cosechas y alejando a los malos espíritus con intenciones dañinas.   

Festines y shows

Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas HambrientosNo sólo las familias ponen un plato a la mesa: eventos multitudinarios se dan en todo el país, como festines dedicados a agasajar especialmente a los espíritus, e incluso espectáculos musicales y obras teatrales en los cuales se reservan las primeras filas para que los fantasmas puedan sentarse y disfrutar de la actuación que algunos artistas le dedican.

Tampoco pueden faltar las funciones nocturnas, dado que se cree que los espíritus que salen puntualmente del Infierno no pueden deambular en presencia del sol.

Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas HambrientosEn el transcurso del día, los habitantes permanecen resguardados por temor a las diversas supersticiones que abundan sobre este festival. Algunas indican que los niños pueden ser poseídos, por lo que no se les permite salir por la noche. Además, no está permitido nadar, por temor a los espíritus que se ocultan en las aguas. Se dice que sólo los valientes se acercan a las playas en esta fecha, desafiando el latente peligro de ser arrastrados a las profundidades por fuerzas oscuras.

Ofrendas en llamas

Otro curioso ritual que suele darse en varias partes de China en el contexto de este festival, es el de quemar ofrendas hechas de papel con la forma de bienes materiales codiciados, tales como casas, televisores autos, e incluso dinero especial para ser utilizado en el mundo de los espíritus.

Estas representaciones se transformarán en reales en ese reino, por lo que brindarán confort a los fantasmas que allí habitan.

Si bien resulta contradictorio un concepto tan superficial para una cultura tan espiritual, está relacionado en mayor medida a la forma que tienen de ver la existencia después de la vida, algo que suele diferir fuertemente en todas las creencias.

Senderos iluminados

Zhong Yuan Jie: Festival de los Fantasmas HambrientosEl Zhongyuan Jie tiene una duración de 15 días. A modo de cierre, la noche de la última jornada, las calles permanecen iluminadas por lámparas de agua para que los espíritus puedan hallar su camino de regreso a su lugar.

Con este acto, finaliza este curioso festival y al día siguiente, las calles vuelven a estar pobladas por los vivos, sin miedo alguno a transitar de nuevo sus caminos.

Podras vivir esta celebración si viajas tanto a China como a Hong Kong R.A.E. o bien, si ya estás allí.


Buscar artículos sobre...